Primeras horas de vida - Proyecto Lactar

Primeras horas de vida

Iniciar la lactancia después del parto es sumamente necesario ya que el recién nacido está atravesando el periodo de alerta. Para lograrlo es fundamental que la madre y el bebé estén en estrecho contacto, y si existe la posibilidad lo ideal sería que se pueda realizar la primera prendida en…

Iniciar la lactancia después del parto es sumamente necesario ya que el recién nacido está atravesando el periodo de alerta. Para lograrlo es fundamental que la madre y el bebé estén en estrecho contacto, y si existe la posibilidad lo ideal sería que se pueda realizar la primera prendida en la sala de parto.

Todo esto va favorece a la estimulación de la producción de la leche materna, y a su vez contribuye a que el útero se contraiga, un factor que reduce el peligro de hemorragia abundante o de una infección. El suministro de leche materna al niño durante la primera hora de vida se conoce como “inicio temprano de la lactancia materna”; así se asegura que recibe el calostro (“primera leche”), rico en factores de protección. Los estudios actuales indican que el contacto directo de la piel de la madre con la del niño poco después del nacimiento ayuda a iniciar la lactancia materna temprana y aumenta la probabilidad de mantener la lactancia exclusivamente materna entre el primer y cuarto mes de vida, así como la duración total de la lactancia materna. A su vez los recién nacidos a quienes se pone en contacto directo con la piel de su madre también parecen interactuar más con ellas y llorar menos.

La madre debe saber que normalmente no se le necesita dar ningún otro tipo de alimento que no sea leche materna. El bebé nace con azúcar en el hígado en forma de glucógeno para esperar a que su madre tenga la cantidad de leche necesaria. Es fundamental que las madres cuenten con el apoyo de un profesional capacitado para acompañarlas en el comienzo de este hermoso camino.